martes, 28 de enero de 2014

SALIDA PLASENCIA - INSCRIPCIÓN M.MARATÓN DE CORIA

La salida para el II Medio Maratón de Plasencia será a las 9,15 horas de la  Plaza de Santa Ana. Como a esta carrera vamos bastantes componentes del club, concretamente trece, hemos pensado que, en esta ocasión, vamos a realizar el desplazamiento en un microbús y, así, después de la carrera, podemos quedarnos a tomarnos unas cañitas por la capital del Jerte, ciudad en la que se cañea y se tapea estupendamente. Como el microbús tiene diecinueve plazas y nosotros, en principio, vamos trece, pueden ir seis acompañantes, teniendo preferencia, las esposas o novias de los corredores. Si alguno tiene pensado que su moza le acompañe, que nos lo diga cuanto antes, con el fin de que sepamos las plazas que se van ocupando.Si sigue habiendo vacantes, pueden ir los hijos, etc. Lógicamente, si alguno o algunos tenéis pensado ir en vuestro coche, también decírnoslo.Si, finalmente, vamos muy pocos en el bus, lo dejaríamos e iríamos en coche. Por último, comentaros que el gasto del autobús será por cuenta del club. 

Por otro lado, el domingo día 23 de febrero se disputa la VI Edición del Medio Maratón de Coria. Sabemos que algunos miembros del club quieren participar. Por ello, pueden ingresar los 15 euros de la inscripción en la cuenta del club hasta el día 17 de febrero a las 13 horas. En el caso de que nos inscribamos más de 10 corredores, el precio sería de 13 euros por lo que esos dos euros de diferencia quedarían para la inscripción de otra prueba.

En fin, dejaremos una plaza del bus para Jordan, que está de turismo por esta zona. Nosotros nos la hemos encontrado esta tarde cerca de Torremenga y la hemos dicho que si quiere conocer Plasencia, el domingo se puede venir con nosotros.

Saludos a todos y nos vemos por esos caminos y carreteras.

lunes, 20 de enero de 2014

CRÓNICA URBAN TRAIL LOS FRAILES

12 frailes metidos en un conventooooo....

Amaneció el día frío, con las calles jaraiceñas aún mojadas por la  lluvia caída durante la noche, pero con un radiante sol brillando en el cielo como si de una bendición se tratase, después de los desapacibles días que llevábamos pasados a lo largo de la semana.

A las 9,30 de la mañana estábamos en la Plaza de Santa Ana, el primo Alfredo, Germán y el que suscribe estas líneas, J.J. JesPil, dispuestos a emprender viaje hacia la cercana localidad de Belvís de Monroy para participar en la I Edición del Urban-Trail y Ruta de Senderismo Los Frailes. Tras medio hora de cómodo viaje llegamos a este pequeño pueblecito de la Comarca del Campo Arañuelo. En su Plaza Mayor nos esperaban  Susi y Sergio, que habían llegado antes, ya que Esther, sus compadres Vicente y Marisol y su hija Yulema, iban a tomar parte de la ruta senderista, la cual se inició pasadas las 10 de la mañana.

Enseguida nos dirigimos a recoger los dorsales y un pequeño obsequio ( una braga para el cuello ). Como suele ser habitual, saludos a muchos conocidos: Óscar, el organizador de la prueba, Francisco Barquilla, Antonio Serradilla, Sebastián, Godino, Conchi... También llegaron los hispanos Carlitos, Marcial y Pacheco, así como  Ismael, su cuñado Javier...

Una simpática chica de la organización nos indicó dónde podíamos cambiarnos. Habían habilitado varios lugares para ello y a nosotros nos acomodaron en la sala de espera del consultorio médico. Ahí empezaron los trámites de costumbre, que ya hacemos como si fueran un auténtico ritual. Como casi siempre, las dudas de si sólo con tirantillos o con camiseta debajo, que si guantes y gorro, gallumbos largos o cortos, mallas, calzonillas o ambas cosas. Finalmente todos vimos que lo mejor era que nos pusiéramos algo debajo de la camiseta del club, si bien Sergio y yo, justo antes de empezar, cambiamos de opinión  y decidimos hacer la carrera “ a pelo “, ya que en el calentamiento vimos que el frío era “ llevadero “.

Y así tras trotar un ratito y hacer los estiramientos de turno, el spíker nos llamó por megafonía para que fuéramos ocupando posiciones en la línea de salida. Como no éramos muchos, nos pusimos, al menos para la foto, en la primera línea, si bien, al momento, nos fuimos a nuestro hábitat natural.


Alrededor de las 11,20 de la mañana, con el sol en todo lo alto pero con un fría brisa soplando sobre la plaza de Belvís, el amigo Óscar dio la salida a los 75 participantes de esta I Edición del urban-trail Los Frailes. Nos esperaban 16 kilómetros de un duro, exigente, embarrado en muchos tramos y, a la vez, precioso recorrido, por el entorno de esta bonita localidad. Al ser los primeros metros cuesta abajo, éstos se hicieron a una fuerte ritmo. Ya se iba viendo quiénes iban a ser los primeros espadas. Adelante un pequeño grupito, con Sergio entre ellos.
Les seguía detrás, otro grupo encabezado por Antonio Serradilla y Susi al que intentábamos seguir los demás, entre los que estábamos Alfredo, Germán y yo. Nada más salir de Belvís, nos encontramos con el incomparable marco del pantano de Valdecañas e inmediatamente después, enfilamos la primera de las muchas cuestas que nos íbamos a encontrar. No llevábamos ni dos kilómetros y ya empezamos a sufrir. Tras coronar estas primeras rampas y recuperar un poquito el aliento, empezamos un fuerte descenso en el que las Trabuco, Sálomon y compañía tuvieron que poner todo de su parte para que nos pudiéramos mantener en pie. Como pudimos cruzamos uno de los muchos arruyuelos desbordados por las intensas lluvias de este invierno, y como lo que baja hay que subirlo, encaramos la siguiente dificultad. Finalizando el km.2, sabíamos que ya no pararíamos de subir hasta prácticamente el km 7. Así llegamos al kilómetro 4, en plena dehesa,donde un pequeño despiste nos hizo a algunos darnos la vuelta y volver a coger la ruta correcta. Aquí pasé el peor rato de toda la prueba. Con una gran sensación de vació en el estómago, fui perdiendo fuerzas con la mente puesta en que llegara pronto el primer avituallamiento y así poder beber agua y tomarme el gel que llevaba en la calzonilla. En este tramo, Sergio continuaba en el grupo de cabeza y Susi, seguía con Antonio liderando el siguiente grupeto. A no mucha distancia les seguía yo con otro grupo que me había alcanzado en mi peor momento. Germán venía por detrás a pocos metros y Alfredo, que lo estaba pasando realmente mal por culpa de ese catarro que le hizo perder el magnífico estado de forma en que se encontraba, se fue descolgando. Poco a poco, por amplios caminos y embarrados senderos y rodeados de encinas y verde naturaleza, fuimos llegando al duro empedrado que nos iba a conducir a la ermita de Ntra.Sra. del Berrocal, presidida por la majestuosa figura de San Francisco de Asís ( que yo no vi pese a que era muy grande ) y que iba “ bendiciendo “ a los esforzados de la ruta que por allí pasábamos.

Por esta zona empezamos a encontrarnos con los senderistas que también iban realizando el recorrido y que nos animaban al pasar a su lado. Y , por fin, en el kilòmetro 6 llegó el avituallamiento.

Tras ingerir el gel, beber el agua y pasar por el Convento de San Francisco, lugar desde donde salió el grupo de 12 hombres justos "frailes" , encargados de la evangelización de la recién descubierta América, abandonamos la zona de empedrado y enfilamos una rápida y preciosa bajada por un estrecho y sombrío sendero, con muchas zonas con barro que nos iba a llevar hasta la carretera para cruzarla y subir al pueblo de Casas de Belvís. El gel empezó a hacer efecto y las piernas empezaron a moverse con mucha más alegría. En estos kilómetros de bajada conseguí unirme, nuevamente, al grupo que me había adelantado anteriormente e incluso adelantarles. Aquí, perdí el contacto visual con grupo de Susi que llevaba por delante. En las primeras rampas de la subida a las Casas ( km 10 ) dejé al grupo y únicamente me pudo seguir un compañero de Almaraz con el que hice el resto del recorrido. En la plaza de esta localidad ( km. 11 aprox. ) nos ofrecieron el segundo avituallamiento. Abandonamos el pueblo y por amplios caminos rompepiernas y con el aire soplando en contra, fuimos devorando los últimos kilómetros, sabiendo, o más bien imaginando,  que lo peor estaba aún por llegar: la subida al castillo medieval de Belvís de Monroy.



Llegamos al kilometro 14, giramos la vista a la izquierda y nos encontramos al monstruo. A lo lejos se veía en fila india a los compañeros que ya iban ascendiendo. Dejamos la escasa conversación que llevábamos hasta ese momento, y tras meter los pies hasta dentro en una zona embarrada, giramos bruscamente a la derecha y empezamos el asalto al castillo, subiendo unas durísimas e increíbles rampas en las que no sabías si andar o correr, si reír o llorar. Notaba los gemelos y los cuádriceps duros como postes, como si se fueran a estallar. Me preguntaba cómo lo habría pasado Susi que había empezado la carrera con una sobrecarga en sus gemelos. Por fin, el sufrimiento terminó y, después de 1.200 metros de durísima ascensión, conquistamos el castillo. Arriba, un parroquiano ataviado de fraile, nos dio la bienvenida de nuevo al pueblo y, tras pasar por la iglesia de Santiago Apóstol, encaramos la calle que nos iba a llevar a la ansiada y merecida meta.  A estas alturas, ya hacía un ratito que habían llegado Sergio (01:09:41) y su progenitor (01:13:51). El compañero almaracense y yo (01:15:24) decidimos terminar juntos la carrera, sin saber que éramos de la misma categoría y que íbamos a ser el segundo y tercer clasificados de la categoría de veteranos A, que, lógicamente había ganado nuestro querido Tigre de Lanchacabrera, uséase, Jesús Gil. Algunos minutos después llegaron el amigo Germán (01:18:13), cansado como todos y un  fatigado Alfredo (01:23:02) que había pasado una mala jornada, habiendo tenido, incluso que, justo al inicio de la última subida, pararse y hacer frente a un pastor alemán cuyo irresponsable dueño o dueña, había tenido la osadía de dejar suelto. Ánimo, primo, pues en unos días estarás, nuevamente,  intratable. Y así fueron llegando el resto de corredores, con el comentario unánime de la dureza del recorrido así como de su belleza, comparándolo con pruebas parecidas como la Subida al Castillo de Portezuelo, o el Trail-Running de Coria, etc.


Inmediatamente después de finalizar, unos fueron a que el fisio les pusiera los músculos en su sitio y otros recogimos las bolsas del ropero y nos fuimos a las instalaciones de la piscina municipal donde nos dimos una reconfortante ducha con agua caliente y donde me llevé el único disgusto de la jornada: se me olvidó recoger mi bote de alcohol de romero que momentos antes había sacado de la bolsa. Una vez duchados y acicalados y oliendo a desodorante, volvimos a la Plaza Mayor a tomarnos unas cervecitas en uno de los pocos bares, si no el único, de este hospitalario pueblo. Y al llegar allí y ver las clasificaciones, vimos que Susi había quedado el primero en su categoría y a mí me habían otorgado el tercer lugar del cajón pese a entrar “ de la mano “ con el segundo.

Los lanchacabreros habíamos dado el do de pecho. Como siempre, y aunque ya sea casi rutina, FELICIDADES  por esta nueva victoria. Y también felicitamos al hispano Carlos por su tercer puesto en la categoría Absoluta. Sergio, pese a hacer un carrerón, esta vez se quedó con la miel en los labios. Después de la entrega de trofeos y con la anécdota del premio otorgado al “ invisible “ heredero pequeño de la familia Gil Sobrino, por ser el “ senderista “más joven, unos nos volvimos para casa y otros se quedaron a degustar una buena paella que la organización había dispuesto para los participantes.

En fin, os dejo, cansado aún, pero más contento que unas castañuelas,  hasta la próxima, que será el día 2 de febrero en Plasencia, donde trece lanchacabreros acudiremos en tropel a participar en la II Edición de Medio Maratón Ciudad de Plasencia.

Enhorabuena a Óscar y a la organización por lo acertado del recorrido, por los servicios de guardarropas, fisios, médicos, vestuarios y duchas ofrecidos y el buen trato que hemos recibido. A mejorar, en nuestra modesta opinión, la bolsa del corredor e incluir algún avituallamiento sólido. Por lo demás, perfecto.

Las fotos que voy recopilando en: FOTOS TRAIL LOS FRAILES.

Las clasificaciones en:CLASIF. TRAIL LOS FRAILES


Y aquí tenéis a Mikaela, que cambió el verde de la dehesa cacereña, por el glamour de la alfombra roja californiana.


Como siempre, ha sido un placer haber representado a este club tan serio.

Saludos a todos y nos vemos por esos caminos y carreteras.

viernes, 17 de enero de 2014

La evolución económica del rúnner

Os invito a que leáis este artículo de un aficionado al running que empezó, como la mayoría de nosotros, con unas zapatillas normales y corrientes, y una camiseta de algodón de esas que tenemos en el armario para ir al lago o a la piscina...: